¿Cortar o no el frenillo lingual? – Prolactancia

¡Me han dicho que mi bebé tiene “frenillo”! ¿Es malo?

Para empezar, es importante que sepas que TODOS tenemos frenillos (una membrana mucosa bajo la lengua). Sin embargo, sólo ocasionan problemas aquellos frenillos cortos que limitan los movimientos de la lengua (llamado “anquiloglosia”).
.
Cuando un bebé tiene anquiloglosia, la lactancia se le dificulta mucho, ya que no permite que tenga un buen agarre en el pecho (sólo “muerden” el pezón). Esto ocasiona una transferencia inefectiva de leche (que se traduce en poca ganancia de peso del bebé y dolor en el pecho de la mamá). Sin apoyo de una asesora, el abandono precoz de la lactancia es común.

Entonces, ¿Se deben operar todos los frenillos? No necesariamente. Se debe confirmar que el frenillo no solamente sea corto, sino que esté impidiendo que la lengua funcione correctamente.

En el caso de que un bebé no esté lactando bien porque tiene anquiloglosia, la cirugía del frenillo es lo indicado. En tiempos de Covid-19 donde la lactancia materna es TAN importante, esta visita representa una verdadera emergencia.

✅ Si tu bebé no se coge bien al pecho, es importante que consultes a una asesora certificada en lactancia para evaluar la postura/agarre y descartar anquiloglosia (hay varios tests objetivos).
.
✅ De confirmarse que la anquiloglosia es un obstáculo para la lactancia, el corte del frenillo es un procedimiento sencillo y rápido que suele aliviar el dolor en el pezón y mejorar la transferencia de leche. La cirugía puede ser realizada por un Cirujano pediátrico, Otorrino u Odontopediatra entrenado.

Post original de mi admirada Camila Palma de @chisdental

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.