Cuántas veces te ha pasado que quieres tomarte unos segundos y otros adultos te devuelven a tu bebé sin intentar si quería relajarle un poco más.

Uno de los estigmas de la lactancia materna es que todo se debe resolver con la teta.

Y sí l, la teta es cariño, apego y nutrición. Pero el cariño también se puede conseguir en otros adultos amables, pacientes y sostenedores.

Criar no es solo cosa de mamá y para que eso pase la excusa no puede ser siempre “métele la teta” o decirle a la mamá “es por culpa de darle teta”.

La teta combina perfectamente con la intervención oportuna de otros cuidadores amables.

Ya saben! Que la maternidad sea leve.

Imagen de @dulcessuenosrd .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.