Vengo de una familia de larga data dando teta, la cadena se rompió en la generación de mi madre. A ella la destetaron abruptamente a los 4 años porque mi abuela salió embarazada de su séptimo hijo. Mi mamá no nos amamantó.

Mi papá fue huérfano y 4 mujeres del pueblo de PuiPuy le hicieron de nodrizas hasta pasados los 6 años.
No vi a ninguna de mis tías dar teta.

Ante una historia cercana alejada de la teta y absolutamente ignorada, entonces por qué yo quería hacerlo, por qué comencé a entrar tanto en este mundo sin siquiera tener un referente temprano?

Luego de ser consteladora familiar supe que no solo se trata de información y de sistema de salud, el impulso que me lleva a seguir aquí apoyando lactancias es memoria ancestral:

Las negras de mis ancestros paternos fueron nodrizas. Esclavas que amantaron por años a los hijos de los nobles incluso por encima de sus hijos.

Las indias de mi familia materna amantaron a sus hijos con sus mamas libre al viento.

El alma que sabe más allá de lo que tú y yo podamos racionalizar.

No tenia nada a favor y no me fue fácil, como a muchas o casi todas las que están por aquí; pero hoy veo atrás y me pregunto: Cómo no ser hoy Consultora de Lactancia, Consteladora, y Acompañante del puerperio. Cómo no recibir ese llamado pese a haber soñado toda la vida con ser periodista.

Estoy aquí para acompañarte si sientes que aunque tampoco tengas nada a favor, quieres continuar con tu lactancia.

Foto @blackbirthexperience

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.