La mastitis es la inflamación de la glándula mamaria, comienza con endurecimiento de las mamas y
continúa con subida de la temperatura de la mama, enrojecimiento de la zona y finalmente puede causar malestar general por la infección que se puede producir.

Si quieres atajar la mastitis de su primer estadio, inflamación, es básico nunca hacer estas cosas.

1) Dejar de dar ese pecho:
Amamantar es la mejor herramienta para ayudar desinflamar la mama. Si tienes dolor al amamantar y una grieta pudo causar la infección, buscar ayuda de una consultora para mejorar las tomas es fundamental.

2) Colocar compresas calientes:
En una mama sana las compresas calientes son una gran idea previo a extraer, pero en una mama con mastitis en desarrollo buscamos DESINFLAMAR así que los masajes y las compresas frías son incómodos pero más efectivas

3) Automedicarte:
Algunas mastitis que avanzan a estado clínico requieren antibióticos específicos que solo se sabe cuáles son por medio de cultivos. Si el malestar ni mejora con las medidas físicas acude a tu médico para una revisión

Una consulta de lactancia siempre es útil para prevenir, tratar y evitar futuras mastitis.
La mayoría de las mastitis de pueden atajar a tiempo y no requerir antibióticos. Pide siempre tu #ConsultaProlactancia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *