Bienvenido a prolactancia.

“Papá no tiene teta”

Cuando Iker tenia 2 años me dijo que se quería ir a dormir a casa de su papá. Sí, él me dijo. Para nosotros era un imposible porque tomaba teta y enlazaba el sueño con la teta varias veces en la noche. Lean esa frase porque eso es lo que pasa, no se levantan a comer, ni lo necesitan tampoco posterior al año, de hecho muchos dan muestra de no necesitarlo antes ( pero esto es tema para para otro post).

El tema es que yo le pregunté: hijo y la teta? Y el respondió: “papá no tiene teta”.

Ante tanta claridad acordamos que se iría y que si se levantaba demasiado iría a mi casa a llevarlo.

Yo me desperté todas las veces que Iker se levantaba y en la otra casa durmieron sin problemas desde las 9:00 pm hasta las 6:00 am.

Le pregunté al #Papaprolactancia qué hizo y él respondió con el descaro que le caracteriza: “NADA. Me acosté como todas las noches, lo puse a mi lado, cabeza sobre mi pecho y ya”.

Viví la primera Epifanía sobre el sueño infantil y la necesidad de chupones, tetas, teteros, ositos y pañitos y cualquier cosa que nosotros pensamos que nuestros hijos necesitan para dormir. Son una necesidad adulta, porque ellos solo necesitan nuestra disposición y paciencia.

La segunda cosa que aprendí fue: las madres intentamos tantas cosas que al final no somos constantes con casi nada o mejor dicho sí, con darles lo que ha resultado siempre y ahora mismo nos molesta, pero es lo único que funciona. Allí quedamos en círculo vicioso.

Desde ese día y en adelante Iker se fue cada viernes con su papá. Tomaba teta en la noche de lunes a viernes y dormía sin problemas los fines de semanas con su padre. Sí amigas esto pasa. El día que decidí no darle más de noche él tenía 3 años. Pasó un año completo para yo poder tomar la determinación de hacerlo diferente, pero sobre todo para internalizar que cambiar la manera como Iker se dormía conmigo, era solo cosa mía.
.
Me hubiese encantando tener a alguien quien me dijera esto que les cuento porque créanme que hubiese dado teta no 3 años, sino 5 o 7, porque no le iba a echar la culpa de nada a la pobre teta.

Compartir este post en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart