Bienvenido a prolactancia.

UN DÍA PARA LA GRATITUD Y DEJAR FLUIR

Solía quejarme mucho de los lunes pero este domingo decidí que lo tomaría de otra manera y planificaría todo. Mi gran sorpresa al día siguiente fue que nada salió justo como la planeé, pero saben qué, ocurrieron milagros.  Mi lista de milagros de hoy es tan larga que tuve que publicar este post en mi blog para poder compartirlo con ustedes, las invito a pensar en cuáles milagros vivieron hoy y si nos los han agradecido , se detenga a hacerlo porque #LaGratitudMetransforma.
Salí de casa un poco molesta porque me levanté muy temprano , cargué toooodo los peroles propios del regreso a clases hacia el carro, Iker estaba renuente a vestirse, peinarse y a salir de casa, y justo al salir de la urbanización vi a otra madre con unos tacones que superaban los 10 cm cargando a un bebe como de un año, mas toooooodos los peroles propios del regreso a la guardería, pero saben qué, ella iba a pie rumbo a la parada de autobuses, bajo el sol de Margarita. Así que dije en voz alta, Iker demos #gracias por nuestro carro que nos transporta y él como si entendiera dijo, sí mami.

Mi plan era hacer el cambio de aceite y filtro al carro y cuando llegué al sitio donde lo hago normalmente estaba cerrado, intenté dos sitios mas donde no había filtro que necesitaba y decidí tomarme un café en una tienda  de conveniencia donde trabaja una buena amiga, dije en voz alta lo que me pasaba y como siempre hay alguien dispuesto a escuchar – porque los milagros están en todas partes- un señor me recomendó un lugar, estaba lejos del área en la quería estar, pero después de ver a aquella mamá caminando, quería más que nunca agradecer a mi carro lo bien que se porta, así que fui. Adivinen ? Tampoco había filtro , pero decidí mantener el buen humor , el dueño del local y yo buscamos en internet posibilidades de filtros que le quedaran a mi carro, no encontramos en su tienda, pero el señor dijo: señora yo soluciono. Mandó al motorizado a buscar uno hasta debajo de las piedras. Lo encontró. En menos de 15 minutos, una vez encontrado el filtro, el trabajo estaba hecho. Doy #gracias por las personas serviciales y eficientes que aún existen en mi país. El lugar se llama #lavauto y queda en la vía hacia El Valle.

Llegué a la oficina pasada las 11 am, pero había trabajado la noche del domingo para que esto no fuese problema, respondí todos los mails, organicé la agenda Prolactancia, pasé la pauta de la semana a la diseñadora de la oficina y salí a dar una charla a una madre hermosa, con el tiempo exacto ( sí es que existe el tiempo) para conversar con ella y salir a buscar a Iker al colegio; más que una consejería fue una charla entre amigas , ella está muy conectada con su proceso pese a haber vivido días duros con su bebé quien estuvo hospitalizada al nacer; entonces di #gracias por la salud de esa pequeña , que succionaba enérgica el pecho de su madre.

Salí de allí a buscar a Iker al colegio, suele hacerlo su padre pero él tuvo un día ocupado. Mi hijo salió con una sonrisa increíble contándome su clase de yoga, el regreso a clases me tenía nerviosa, las maestras me habían advertido que se podían repetir las escenas de los primeros días de septiembre, pero Iker tuvo un día feliz, cantando, aprendiendo, jugando y haciendo yoga. Esta vez di #gracias por la felicidad de mi hijo, por sus cariñosas maestras y por nuestro reencuentro.

Lo llevé a la peluquería, probé ir a #pelitos de #pampatar porque siempre se lo corta su tía y ella estaba indispuesta,  encontré a mujeres amables, la peluquera que atendió a Iker le agradecía cada vez que ella le pedía que hiciera un movimiento y el colaboraba, no hubo llanto, ni molestias. Ella le quitó la camisa para que fuese más cómodo para él y para que yo no luchará contra los pelos pegados después, Iker salió impecable y feliz. #gracias una vez más por gente servicial y educada que SI hay en mi país.

Fui a mi clase de yoga a pesar de que tengo un golpe en la costilla que duele bastante, hoy fue la primera clase del año y no quería perderla. Hora y media de respiración  de fuego , de desintoxicación y movimientos suaves , justo lo que necesitaba para terminar de confirmar que dejar fluir y agradecer siempre, siempre trae milagros . Todavía mi día no acaba, así que los milagros pueden seguir.

Compartir este post en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart

Comencemos juntos la ruta hacia una maternidad Leve

Déjame tu  nombre y mail y recibe mis 10 mandamientos para iniciarla.  también podrás recibir recursos mensualmente  de forma gratuita.
DESCARGAR LIBRO
close-link