Los nidos colecho se comenzaron a usar en hospitales para reducir el espacio de la con donde se acostaba a los bebés y así lograr mantenerlos más contenidos. De estos nidos se hicieron fabricaciones caseras y otras comerciales que con el pasar del tiempo se ha demostrado que interfieren en el desarrollo regular del bebé, además de ponerle en riesgo de muerte por asfixia. Ya se que la idea de las cobijas, almohadas y acolchados está muy arraigada en nuestro imaginario popular, pero es importante compartirles información que puedan usar de forma práctica.

La mayoría de los nidos tiene pliegues, son demasiado blandos y ponen en peligro de asfixia y sobrecalentamiento al bebé. También es verdad que hay nuevos que son firmes y cumplen con normas de seguridad y es aquí donde yo les invito a comprarlos de fabricación industrial que deban pasar pruebas de seguridad.

Aspectos a tomar en cuenta:

Deben ser firmes, incluso si son superficies más curvas que mantienen la forma natural de la espalda del bebe.

No deben tener consistencia de cojín o almohada blanda.

No deben perder la forma en ninguna de sus partes con el movimiento del bebé.

Los nidos deben simular la seguridad de la cuna en un espacio portátil y reducido, similar al bassinet.

Recuerda que los bebés no deben usar cobijas, almohadas o juguetes en sus camas. Una buena pijama debería ser suficiente para cubrirle del frío.

Estar cerca de los padres o cuidadores garantiza seguridad.

La lactancia Materna también apoya a un sueño más seguro.

Si quieres saber más detalles de importancia sobre el sueño de tu bebé nos vemos en el curso Tu bebé si Duerme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.