Bienvenido a prolactancia.

EL DERECHO A ALIMENTACIÓN ADECUADA Y A LA ORIENTACIÓN CON CONOCIMIENTOS VIGENTES

Los bebés de leche materna no requieren vitaminas, ni hierro. Es cierto que la leche materna es “baja” en hierro, y baja es una mala manera de decirlo, digamos que tiene exactamente la que necesita un bebé. Quienes han ofrecido hierro como complemento de la lactancia a sus hijos pueden notar los malestares estomacales y en muchos casos estreñimiento.

     Si la madre no está en disponibilidad de dar leche materna el bebé debe consumir leche de nodriza, es decir donada posterior a sus exámenes de laboratorio, o un sucedáneo elaborado para tal fin. No se debe recomendar agua de coco, ni te de ningún tipo, tampoco leches vegetales.

           La lactancia de un bebé- artificial o natural debe mantenerse hasta los 6 meses de vida o más siempre que el bebé de señales de que está listo para comer. Si tu bebé no mantiene la cabeza erguida, no ha perdido el reflejo de extrusión-escupir lo que entra en su boca- no ha desarrollado el reflejo de masticar-aunque sea con las encías- y no ha aprendió a combinarlo con el reflejo de tragar, entonces no está listo para iniciar la ablactación o alimentación complementaria, que debe iniciarse con alimentos sólidos, no con teteros de jugos y sopas.

          Los bebés en lactancia prolongada o en alimentación complementaria junto con la lactancia materna no necesitan beber fórmulas infantiles , ni leche de continuación, ni nada de estas bebidas lácteas que promueven para “completar” la alimentación. La leche materna madura de acuerdo con la edad del bebé y aporta los nutrientes necesarios a un niño de 0, 6, 7, 8, 9, 10 meses o de 2 años.

Hago estos comentarios en específicos porque lamentablemente las academias siguen enseñando a nuestros médicos y nutricionistas que la leche de vaca es muy importante para la alimentación de nuestros hijos, sin hacer la salvedad de que un bebé que sigue en lactancia no requiere la leche de ningún otro animal, así como ningún otro mamífero toma leche de otro animal después de dejar el pecho de su madre a edad adecuada.

Como estudiosos de la lactancia y la alimentación en lactantes, es nuestra obligación orientar correctamente a las madres, investigar más allá de lo que dicen las universidades en las que estudiamos y mantenernos actualizados. Les pongo un ejemplo, yo me gradué de periodista hace 14 años, internet apenas existía, las redes sociales no eran ni un sueño, se imaginan que me hubiese quedado con ese conocimiento solamente. Así ocurre con todas las carreras.

¡Vamos mamás! atrévanse a preguntar a los especialistas que consultan cuándo fue la última vez que fueron a un congreso de alimentación en bebés e infantil promovido por Unicef y Organización Mundial de la Salud o cualquier organización sin interés económico;  no organizado ni promovido por un laboratorio, porque les recuerdo que los laboratorios son los que fabrican leches “fortificadas” y fórmulas infantiles, son parte de una industria y dentro de su propósito está venderlas masivamente y convencernos de que son mejores que cualquier alimento natural.

Imagen: Imagen de Sendra parte de la campaña  de promoción de la lactancia de la OMS

Compartir este post en:

Comments (2)

  • Iris Reply

    Gracias por tu aportación. Feliz semana.

    9 enero, 2020 at 9:48 am
    • Prolactancia- Prolactancia Erika Urbaez Aguilera Reply

      Un abrazo

      9 enero, 2020 at 11:46 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart