Bienvenido a prolactancia.

RAZONES PARA NO USAR CHUPÓN

PACIFIER: El nombre en inglés del chupón es excelente indicador de porqué debe evitarse cuando se quiere amamantar en exclusiva a un bebé. El “pacificador” se usa para calmar las ansiedades del bebé y su necesidad de succión, primer reflejo que desarrollan incluso en el útero. Creo que muchas pudimos ver a ecos de nuestros hijos con la mano en la boca.

Satisfacer la necesidad de succión con el chupón o chupete, disminuye el estímulo y el vaciado del pecho materno, porque los bebés están distraídos, lo que conduce a una disminución de la producción láctea- como ya sabemos, a mayor succión mayor producción- Muchos pediatras recomiendan dar pecho cada tres horas, como si desde el pecho se pudieran medir las onzas que come un bebé, tal como se hace con el tetero.
Las madres, para lograr llegar a este tiempo, calman con el chupón y allí, además de la disminución de la producción, viene otro agravante, la manera como se coloca la boca para el chupón es diferente a como se coloca para el pecho, tiene mayores consecuencias en madres con poco pezón o pezón invertido, es allí cuando el bebé se molesta y empieza a luchar para comer y a golpear la teta, porque no puede succionarla con igual eficacia que al chupón y por tanto no sale tanta leche. En otro post hablaré sobre los efectos para la dentadura del bebé y las posibles enfermedades infecciosas producto de su uso, incluso cuando la madre es extremadamente cuidadosa con la higiene del chupón.
Salud y lenguaje
“Si tu niño parece estar desarrollando problemas de habla y lenguaje, un chupón no le ayudará. Al succionar el chupete el niño cierra la boca en una posición que no es natural, y esto dificulta el desarrollo normal de su lengua y los músculos de sus labios”, dice Patricia Hamaguchi, una patóloga del habla y el lenguaje de Cupertino, California, y autora de Childhood, Speech, Language and Listening Problems: What Every Parent Should Know (Niñez, habla, lenguaje, y problemas auditivos: lo que todo padre debería saber).
Incluso si tu niño no muestra problemas perceptibles, y simplemente está aprendiendo a hablar, tener el chupete en la boca podría limitar sus oportunidades de hablar, distorsionar su habla, y hacer que su lengua se quede en una posición plana que no es natural cuando está en reposo, dice Hamaguchi.
Los niños que tienen el hábito de chupar constantemente y durante un periodo de tiempo prolongado (sea el dedo o un chupón) podrían tener problemas con la forma en que les salen los dientes frontales superiores.
Por último y no menos importante, se traslada al chupón un consuelo que debría dar la madre en momentos de llanto y se limita la exploración de manos y otras partes del cuerpo con la boca, en la etapa oral del bebé, sumamente importante para su desarrollo.

Compartir este post en:

Comments (2)

  • Sayuri Reply

    Me pregunto en el caso de las mamás que trabaja por ejemplo yo apenas tengo una semana trabajando y dejé a mi beba de 4 meses y medio y ha quedado ronca del llanto por qué mi mamá le da mi leche queda satisfecha pero ella yo me la pegaba para consolarla y eso pero ahora sin estar ahi, que puedo hacer si no es recomendable el chupete ?

    25 marzo, 2019 at 1:03 pm
    • Prolactancia- Prolactancia Erika Urbaez Aguilera Reply

      Hola Sayuri! Te dejó un enlace donde Érika explica las razones por las cuales no recomendamos el chupón, y cual serían las posibles soluciones. Si sigues con dudas sobre como sobrellevar la vuelta al trabajo siempre Érika te puede ver en consulta.

      Enlace: https://www.mamaprolactancia.com/los-chupones-y-la-lactancia-por-que-no-los-recomiendo/

      Espero te sirva.

      Un abrazo,

      Ninoska Figueredo
      Atención Prolactancia

      11 abril, 2019 at 12:07 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart